Elaboración

La leche de oveja es la materia prima principal para la elaboración de nuestros quesos,  elegimos la de oveja, porque es la que ofrece un sabor más potente e intenso que el resto de leches.

La leche de buena calidad garantiza conseguir quesos de buena calidad.

Al llegar a los tanques, y para comenzar con el proceso de fabricación, primero filtramos la leche para eliminar posibles restos extraños, tras ello, la tratamos, mediante la pasteurización, un procedimiento en el cual se somete la leche a unos elevados cambios de temperatura, eliminando de esta forma las bacterias y gérmenes, sin modificar su composición y cualidades.

Desde ahí la leche se lleva a las cubas, en ellas se calienta el producto y se le añade el cuajo y los fermentos lácticos, cambiando la textura, pasando de líquida a sólida, formando la llamada cuajada, que posteriormente se corta hasta obtener pequeños trozos de la misma.

Tras ello se pasa al moldeado o envasado, aquí

llenan los moldes de los trozos  de cuaja

que hemos obtenido en la cuba.

Una vez terminado dicho proceso los moldes

se llevan a la prensa, para darles forma y

eliminar el suero que pueda quedar dentro del que será el queso.

Una vez el queso se haya prensado el tiempo suficiente, se sacan de los moldes y se llevan al saladero, de esta forma se potencia el sabor, se favorece la formación de la corteza, y se evita un posible proceso microbacteriano.

Finalizado dicho periodo, se pasa a la última fase, la fase de maduración, en la cual el queso se lleva a las cámaras de curación, donde se cuida cada detalle, la temperatura, la humedad, que todas las condiciones sean óptimas y de esta manera obtener todo una variedad de sabores y aromas.

@ 2017 - Creado por Elisa Cuerda

Contanctanos:

Quesos Don Eusebio

Quesos artesanos con personalidad propia